viernes, 4 de febrero de 2011

Candaulismo


Candaulismo en el blog de UHL

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Slut - A four letter word

Slut — 1: a slovenly woman : SLATTERN 2a: a lewd woman; esp : PROSTITUTE b: a saucy girl : MINX

Ah, "slut." A compact little word, forceful even in the way it sounds, starting out with a hissing sibilant and pushing off of the tongue through the L and U, and then that nastily crisp T. "Slut." Say it a few times out loud. Roll it around in your mouth. "Sssslut." "Sss…lllut." Say it again. Notice that it's difficult — almost impossible, in fact — to pronounce it neutrally. It's got a sneer built into it, that word. It's not as twangy and unthreatening as "tramp." It's not as easy to yell as "whore." "Whore" is built for screaming rage and dishes flying through the air, with a nice gusty H at the front and a big old roaring R bringing up the rear. Not "slut," though. "Slut" is muttered. "Slut" is whispered. "Whore" comes in like a punch, but "slut" tingles, like a slap. "Slut" hides behind the teeth. "Slut" is for when your back is turned.

"Slut" is for when you don't act like a lady. "Slut" is for when you sit with your legs apart. "Slut" is for when you wear it short, tight, without a bra, cut up high and down low and around the side, because, see, "slut" is also for when you have the nerve to enjoy your body in front of women who hate their own bodies. Don't strut. Don't dance with soul, or lick your lips. Don't look too good; don't think you look too good. Digging your own self is slutty. Making your own good time is slutty. Who do you think you are, anyway? Knees together, slut.

"Slut" is for when you forget to hate and fear boys. "Slut" is for when you talk to them, flirt with them, hang out with them and watch kung fu movies, pretend they don't suck at guitar, sit on their laps, cut their hair. "Slut" is for when you don't remember that you can't have a male friend unless he's your brother or gay, because your male friends want to fuck you, and you can't handle that. "Slut" is liking sports and belches and messy apartments — or, rather, "liking" those things, because you couldn't really like those things. You just pretend to like them so that you can get attention from men, because you have no personality of your own, and even if you did, men only want you for your action anyway. That's pathetic. Get a life, slut.

"Slut" is for when, in spite of everything you've learned from Cosmo and your sorority sisters, you just love men, for when you want to look at them and talk about them and burrow your nose into their necks and lick them from head to toe and hop right on them when they walk in the door like that scene from Raising Arizona where Holly Hunter clings to Nicolas Cage like a wood tick. Ugh. That's so undignified. That's so unfeminine. "Slut" is for walking down the street and talking to a friend on your cell phone and watching a cute boy walk past in the opposite direction and looking at him and looking away and looking back and then turning around in mid-sentence to keep looking. "Slut" is for thinking of stubble burn and biting your lip. "Slut" is for remembering the way your first true love used to pin you up against his car door and flushing clear up to the roots of your hair. "Slut" is for big hands and deep voices. "Slut" is for on top of you and under you and behind you, in the closet, on the floor, under the piano. "Slut" is for liking it. "Slut" is for wanting it. "Slut" is for going after it. Men hunt, women gather; men chase, women wait. Look it up, slut.

"Slut" is for kissing boys with tongue. "Slut" is for kissing lots of different boys with tongue. "Slut" is for craving kissing lots of different boys with tongue. That's not right, you know. It says so in the Bible, and in social hygiene films. "Slut" is for loving sex. "Slut" is for needing sex. "Slut" is for thinking sex isn't shameful. Sex is for married people, for diamond owners, for nice girls in twin sets whose mothers hid the Erica Jong, for people totally and completely, like, in total and complete love, and it takes place behind closed doors, with the lights out. Sex isn't fun. Sex isn't casual. Sex is a deadly serious, disgusting, dirty, degrading business. Just lie there. Don't move around. Don't use your fingernails or moan or anything; that's slutty. Don't get on top. Don't go down. Going down is really slutty, especially if you like it as much as he does. Ew. That's so gross. Only a slut would like that. That's so sickening. I bet you masturbate, too. Ew, I can't even think about that. That's so foul — touching yourself down there like that? That's — well, it's dirty and sticky and gross, dude! Nobody does that. Well, boys do, but that's different.

"Slut" is for sex outside a committed relationship. Sex outside a committed relationship is a cry for help. It means you have no self-respect, obviously. You're, like, a total nympho, man. I can't believe you would even do that. God. Don't talk about it. Don't think about it. Don't miss it. Don't daydream about doing it with Josh Hartnett in a waterfall. I mean — yuck. That's totally slutty. Are you, like, desperate or something? Why else would you just have sex with a guy? That's so wrong. You're so wrong. You're such a slut.

"Slut" is for fucking on the first date, giving head instead of your number, not caring if he calls, caring if he calls but fucking another guy to pass the time. You do that stuff, well, clearly you're a slut. What's even worse? You, like, enjoy it. It's so show-offy, too. Like, "look at me, I think I'm a guy," like Samantha on Sex & The City, like, get over yourself, hon. And, I mean, Samantha brings home at least one new guy every week, but she's, like, obviously so miserable and empty inside because she never settles down. Don't you want to get married? How do you ever expect to get married if you keep slutting around? You have to save yourself. I mean, no man's going to want you if you've slept with, like, a million other guys before him. You're used. You're dirty. He'll fuck you, but he'll never bring you home to his mother, because you didn't stay pure and go to bed only with guys you loved. And you can't have more experience than your husband; that's just not done. What if he gets insecure about it? You'll scare him off. You don't want that, do you?

And you've probably got diseases. I bet you don't even use protection. Remember? How you have no self-respect? And don't use condoms and birth control, because you just want guys to like you, so you just fuck them? That's so sad. I feel really sorry for you. Yeah, you say you enjoy it, but it's just a compulsion, and it's pitiful, really.

Just stay away from my man, okay? Don't even talk to him. Women have to look out for each other, because men would never look out for us, because we don't deserve their respect and fidelity. We women have to stick together. If he steps out on me with you, that's not his fuck-up. It's yours. I mean, you're the slut here. You obviously came onto him all barracuda-style and lured him into bed, so I blame you completely. So just don't even go over there to talk to him. He'd never treat me right, and if I left you two alone, something would happen.

God, I can't even look at you. You just prance around acting all carefree like you don't care what happens, like it doesn't matter, like you have the right to sleep with whomever you want or something — you make me ill! I hate you! Fuck you, slut!

If you found yourself nodding along in sincere agreement with any of what's written above, you have a serious, serious problem and need to report to your nearest therapist for a course of self-esteem rehabilitation and double-standard deprogramming. The rest of you may continue to wear your sluttishness with pride. Here endeth the lesson.

And thank you, Dr. Weston.
A review of The Ethical Slut.
You know, your mother doesn't know everything.
Please slut responsibly.

viernes, 17 de julio de 2009

El poliamor, lo qué es y lo qué no es

por Derek McCullough y David S. Hall

Este texto apareció publicado originalmente en inglés en:
Electronic Journal of Human Sexuality, Volume 6, Feb. 27, 2003/ www.ejhs.org

“No vayas por donde indica el sendero, en vez de ello dirígete por donde no hay sendero y deja una huella”, Ralph Waldo Emerson.

Tu amor se encuentra en ti. Es tuyo para nutrirlo, saborearlo y para entregarlo a otros en la forma que tú decidas. El amor debe ser sin calificaciones o demandas. Debes aprender a obtener el éxtasis a partir de la felicidad de otros. Una vez que sientes amor por ti mismo, es fácil darlo”, Wayne Dyer "Gifts from Eykis".

¿Qué es el poliamor?

El poliamor se ha definido como la filosofía y la práctica de amar a más de una persona al mismo tiempo con integridad y honestidad. Es sinónimo del poliamor la no monogamia responsable, ética e intencional. Dado que estas denominaciones son poco explícitas, el término “Polyamory” fue acuñado a finales de la década de los ochentas por una sacerdotisa pagana: Morning Glory Zell y define una gama de diferentes estilos de vida alternativos. En la mayoría de los casos, aunque no necesariamente, esto implica algún nivel de involucramiento sexual o por lo menos comportamientos sexuales íntimos.

Han existido diversas comunidades poliamorosas y comunas, siendo tal vez la más famosa la comunidad de Oneida en el estado de Nueva York a mediados de los años 1800. Sin embargo han sido experiencias aisladas y semi-clandestinas por el clima moral prevalente en la época.

¿Qué es lo que los poliamoristas piensan, en general?

Los poliamoristas dicen que su filosofía no es mas que la aceptación directa y la celebración de realidades de la naturaleza humana.

Los poliamoristas dicen que el sexo no es el enemigo, que el verdadero enemigo es el engaño y la traición de la confianza que surgen de tratar de limitar nuestra naturaleza como lo hace el sistema social rígido y antinatural.

Los poliamoristas dicen que el sexo es una fuerza positiva si se aplica con sinceridad, responsabilidad y confianza.

Los poliamoristas no tienen que cumplir a nivel individual cada una de las necesidades de una pareja; reciben ayuda. Si a tu esposa le encanta la ópera y a ti no te gusta, es probable que uno de sus amantes disfrute llevándola a una función. Sin embargo si es un experto en computadoras y te ayuda a arreglar la tuya, eres una persona muy afortunada.

Los poliamoristas dicen que el amor es infinito, no finito. Un ejemplo de ello se da con los niños. Cuando mi hija mayor nació la amé muchísimo. Cuando nació mi hijo me di cuenta de que no tenía que darle la mitad de mi amor a cada uno, podía amar a ambos plenamente. Y mi tercer hijo también es muy amado.

Lo mismo se aplica con los amigos; cuando conoces a una persona nueva no tienes que pensar a quien vas a abandonar para que entre la nueva persona. Como dijo una mujer al explicar por que escogió el poliamor: “Me niego a aceptar el mito de que tengo que dejar de amar a una persona antes de empezar a amar a otra”.

Los poliamoristas dicen que el amar a una persona no te da el derecho de controlar el comportamiento de ella.

Los poliamoristas dicen que los celos no son innatos, inevitables o imposibles de superar. Sin embargo se enfrentan frecuentemente a ellos y suelen manejarlos exitosamente.

Los poliamoristas dicen que el amor debiera ser incondicional contraponiéndose a la propuesta monogámica que dice: “te amaré con la condición de que no ames a nadie mas, renunciando a todos los demás”. Y tal y como lo muestra la historia, la monogamia y el matrimonio no son salvaguardas para no enamorarse de otra persona.

Los poliamoristas creen en el involucramiento a largo plazo en una relación, y aunque esta meta no siempre se logra en las relaciones poli, tampoco se logran necesariamente en la monogamia.

Los poliamoristas creen que representan “genuinos valores familiares”. Tienen el valor de vivir un estilo de vida alternativo que, aunque condenado por la sociedad, es satisfactorio y brinda muchas recompensas.

El Contraste con la monogamia.

Una de las premisas casi universalmente aceptada en nuestra sociedad es la que considera que la pareja monogámica es la única estructura válida para las relaciones humanas; es considerada de carácter tan superior que ni siquiera se pone en duda. De hecho nuestra cultura le da tal énfasis, a través de las normas culturales, la literatura, el cine, que pocas veces se dan discusiones serias sobre probables alternativas.

El matrimonio monógamo se ha incorporado a tal grado en las leyes de nuestro país, que especifica cómo debe gastarse el dinero destinado a la educación sexual. También le otorga el derecho a la religión para definir como reducir la pobreza, el aborto, las familias monoparentales y muchos otros aspectos.

Las razones que suelen esgrimirse para considerar que el matrimonio monógamo es la única forma aceptable de relación de pareja y el único ámbito en el que se permiten las relaciones sexuales, generalmente se presentan bajo dos categorías:

1. Es nuestro estado natural.
2. Es el único estado moral, él aprobado por Dios y cualquier otra opción es pecaminosa.

Es interesante notar que estas son en esencia las mismas razones que se dan por parte de los fundamentalistas para condenar la homosexualidad, es decir que es no natural e inmoral y es por ello que se explica la afinidad de los poliamoristas con los movimientos y la comunidad LGBT.

Existe un excelente libro de la editorial Beacon Press por E.J. Graff titulado “¿Para qué sirve el matrimonio?” Las seis razones que da Graff para el matrimonio son dinero, sexo, hijos, familia, orden y corazón. La autora presenta una excelente revisión histórica del matrimonio y nos muestra evidencias convincentes de que nuestra visión del matrimonio está importantemente condicionada por la cultura y no es una condición “natural” del organismo humano.

Si la vida inteligente se refiere a la búsqueda libre y responsable de la verdad y el significado, es claro que las respuestas no cuestionadas son mas peligrosas que las preguntas no respondidas. Es así que el cuestionar el matrimonio monógamo puede considerarse como obligatorio. ¿Estamos programados para ello? ¿Es acaso la única forma moral de relacionarse con otras personas?

Solo es natural

“La complejidad de un sistema está limitada sólo si el sistema es rígido, inflexible y aislado de su entorno. Los sistemas que se auto organizan en constante interacción con el medio son capaces de incrementar tremendamente su complejidad, abandonando su estabilidad estructural a favor de la flexibilidad y de una evolución abierta”, Erich Jantsch "Design for Living".

Cuando examinamos la estructura natural de las cosas, no resalta el sistema binario. La estructura atómica tiene tres elementos: protón, electrón y neutrón. Estos tres se combinan para producir un complejo grupo de átomos y moléculas. Las estructuras arquitectónicas, desde las pirámides hasta los domos geodésicos de Bucminster Fuller se fundamentan en el triangulo. El la música un acorde formado por tres notas es mucho mas dinámico y potente que el formado por dos notas. Sé que estos no son argumentos para convencer sin embargo la triada es una organización común entre los poli.

La evidencia creciente proveniente de la investigación en animales revela que cada vez son menos las especies que son monógamas en su vida natural. En el reino animal menos del 5% de las especies se consideran como monógamas.

Los biólogos evolucionistas señalan que existen buenas razones para la no monogamia, sin embargo sus teorías son difíciles de comprobar. El postulado antropológico de que un macho sólo protege a sus descendientes si tiene certeza de la paternidad ha sido cuestionado recientemente en un libro titulado “Cultures of Múltiple Fathers”. En este estudio los autores encuentran evidencias que muestran que los hijos de mujeres que han tenido relaciones con varios hombres tienen mayor tasa de supervivencia – dado que la “paternidad potencial” los hacía menos vulnerables.

De las 1270 sociedades humanas que Murdoch consigna en su Atlas Etnográfico, aproximadamente en un 85% existe alguna forma de relaciones de esposas múltiples. Incluso las sociedades en las que teóricamente prevalece la monogamia no logran ser convincentes de que sea funcional. Por lo contrario parece existir mucha evidencia de que los humanos occidentales no practican la monogamia por la alta tasa de divorcios, infidelidad, el elevado número de embarazos en adolescentes, el alto número de familias monoparentales entre otros indicadores. En ocasiones vemos a personas que dejan un matrimonio razonablemente bueno por que se enamoran de otra persona en lo que podría llamarse monogamia serial. En síntesis considerar que los humanos estamos programados para la monogamia es muy difícil de sostener.

En cualquier caso, dado que los humanos somos tan deficientes en cuanto a la monogamia, otras estructuras de relación seleccionadas libremente deberían también recibir apoyo.

Lo pecaminoso y malo del sexo se basa en la creencia de que a Dios no le gusta el sexo. Este veneno tiene sus raíces en la antigua Asiria en las religiones de Mitra y el Zoroastrianismo quienes fueron los primeros en postular la “obscenidad de la carne”. El impulso sexual, que no puede negarse, se convierte en una rica fuente de culpa y vergüenza implantada la que se utiliza para manipular y degradar al individuo. Así todo sentimiento sexual (natural) debe considerarse vergonzoso y por ende mantenerse en secreto.

De alguna manera este acto vergonzoso y pecaminoso se transforma en sagrado de la noche a la mañana si se acompaña por las palabras correctas pronunciadas, por una persona que tiene el poder de casar a otros. No parece importar cómo se arregló el matrimonio, o las razones por las cuales las personas se casan o incluso si realmente desean casarse. El único requisito es que se sometan al proceso legal.

Sin profundizar, una revisión de las principales religiones nos muestra que:

1. Muchos de los textos antiguos fueron escritos por polígamos.
2. Muchas de las reglas se basan en la concepción de la mujer como una propiedad, mas que en una promesa solemne entre iguales.

También vale la pena señalar que sin importar lo estricto de las enseñanzas morales, los castigos severos, sean provenientes del Talibán o de la Biblia, de Roma o de Washington, los seres humanos persisten en su deseo de satisfacer sus deseos sexuales. Un artículo periodístico reciente revela que un 40% de monjas tienen una historia de abuso sexual previo o dentro de la jerarquía eclesiástica. La información sobre los sacerdotes está empezando a surgir. La información sobre la población general es más difícil de obtener por la resistencia a aceptar el hecho de haber sido abusado o ser un abusador. Lo que es real es que los delitos sexuales tienen a mucha gente en la cárcel.

Existe evidencia histórica, basada en hallazgos de grabados en templos en Asia y por vasijas Europeas, de algunas religiones que ven nuestra naturaleza humana en forma positiva; esto contrasta con la práctica religiosa predominante en Occidente.

La monogamia serial es probablemente un compromiso entre el ideal cultural de la monogamia y los hechos de la naturaleza humana; en otras palabras se considera que se puede amar a más de una persona, pero una a la vez. Los efectos destructivos de la monogamia serial sobre los hijos están bien documentados, con 8 millones de familias monoparentales en los Estados Unidos, los divorcios generados por infidelidades y la creciente evidencia de asesinatos de cónyuges que ha aparecido últimamente. Gran parte de la evidencia parece indicar que el logro del ideal cultural de la monogamia es un mito.

El argumento moral en favor de la monogamia es una posición débil. Un mejor argumento moral se puede hacer considerando lo que es mejor para cada individuo y para la sociedad, esto es, haremos mejor la vida insistiendo en el ejercicio del sexo sólo en el matrimonio heterosexual monógamo, o bien dejando que los individuos encuentren formas responsables de relacionarse que, usando un término pagano, “no dañe a nadie”. La religión liberal ha tomado una buena postura apoyando a las parejas homosexuales y heterosexuales así como a parejas no casadas. ¿Qué es tan difícil en cuanto a ver los paralelismos en cuanto a “más de un par”?

Es una realidad que en la actualidad hay muchas personas relacionándose sexualmente en grupos de mas de dos. La razón por la que sigo hablando de “relacionarse sexualmente” es que esto parece ser el obstáculo mayor para muchos. Si los poliamoristas se mantuvieran en las relaciones platónicas, sin involucración sexual con las diversas personas que aman, la mayoría les aplaudiría su comportamiento amoroso. Sin embargo cuando aceptan que no sólo aman a más de uno si no que tienen relaciones sexuales con más de uno, surgen todas las banderas rojas.

Si se ve la televisión, se verá que el poliamor se ventila mucho, episodios de Ally McBeal, programas de entrevistas como los de Montel Williams, John Walsh, Geraldo y el Real Sex de HBO. Existen muchas películas positivas hacia el poliamor realizadas en Hollywood y naturalmente que los que son ricos y famosos pueden hacer lo que gusten con sus relaciones y aún así reciben un trato favorable por la prensa. Lo que ha sacado a los polis del closet es el internet, en donde las personas que pensaban ser “los únicos” encuentran mucha compañía.

Frecuentemente, el término poliamor es malentendido. El poliamor no es “la respuesta”. Si lo que buscas es una solución rápida para tus problemas de pareja, no busques el poliamor. Es sólo una elección, como lo es la monogamia, que necesita ser tomada con responsabilidad, y que trae a la vez muchos retos. Definitivamente, no es la solución para un mal matrimonio u otros problemas de pareja.

La confusión más común es entender al poliamor como un sinónimo de ser swinger. Las relaciones sexuales swinger son esencialmente recreativas. Algunas investigaciones han demostrado que las personas que gustan de este tipo de relaciones, no se diferencian del resto de la población, excepto por el hecho de que tal vez preferirían ir a un club swinger que a jugar póquer el sábado por la noche.

Las relaciones swinger comparten mucho con el poliamor en el ser relaciones no-monógamas, intencionales y responsables. Ambos “estilos de vida” comparten la idea de que la sexualidad es positiva, placentera y parte natural del ser humano y que las relaciones sexuales no son un sinónimo de amor. La diferencia principal radica en que las relaciones swinger se centran en el “sexo casual” y tienden a prohibir cualquier otro tipo de intimidad, mientras que el poliamor se enfoca en relaciones íntimas duraderas que incluyen relaciones sexuales.

Las relaciones swinger y las poliamor no tienen el sentido de “amor libre” que tenían ciertas relaciones en los sesenta. En muchos sentidos, el amor libre de los sesentas fue una respuesta a la enorme liberación de tabúes que existían en contra de la sexualidad y no siempre iba acompañada de honestidad y responsabilidad. Parecía, más bien, una excusa para tener muchas relaciones sexuales y ligarlas al uso de drogas (como se solía decir: “sexo, drogas y rock-n-roll”). Ello permitió ser catalogada como una “fase” y facilitó el regreso a los valores “tradicionales”, reestablecidos en los ochentas y noventas.

Los retos que enfrentan las personas poliamor son:

-Las relaciones sexuales
Este es el aspecto que se les dificulta a muchas personas. Cuando se menciona el ejemplo del amor infinito hacia los hijos, la gente puede entender el concepto, sin embargo, el aspecto sexual entre adultos se ve de manera diferente. Confundimos frecuentemente el amor y el sexo, a menudo pensando que el sexo se convierte en amor o a la inversa. Durante mucho tiempo el adulterio fue la única causal de divorcio sin embargo, la verdadera causal era el engaño y la traición no el aspecto sexual en sí.

Como dice el proverbio Chino: “El principio de la sabiduría estriba en llamar a las cosas por su nombre”. Cuando se logre entender la diferencia entre amor y sexo e intimidad se habrá adelantado mucho en la resolución de los problemas de las relaciones humanas. Mientras más estudiamos el sexo, que sólo ha empezado a estudiarse científicamente en el último siglo, más nos percatamos de su complejidad, su variabilidad y su universalidad. Como fue señalado previamente, el disfrute del sexo fue considerado como malo, especialmente en las mujeres (brujas). Después con Freud se le consideró enfermedad. Durante muchos años la ninfomanía se consideró una enfermedad de las mujeres a las que les gustaba el sexo. (Véase Groneman).

La cuestión sexual se ha vuelto políticamente incorrecta, atacada tanto por la derecha como por la izquierda, por las feministas radicales que ven en él la degradación de la mujer. Debemos conocer estos puntos de vista para poder dar una educación sexual adecuada.

De cualquier modo, el sexo se ve como pecaminoso, sucio y que pertenece al ámbito privado. Los censores fílmicos ayudan a esta concepción: si se muestra violencia en las películas se considera como entretenimiento y si hay sexo explícito se le cataloga como X.

El temor al sexo nos ha convertido en personas discapacitadas.

De tal manera que el sexo no es el enemigo. Cuando se acepta con honestidad y responsabilidad puede ser parte de la solución.

-Celos
Este es otro de los grandes mitos, que los celos son innatos, inevitables e imposibles de superar. Incluso el mostrar celos es considerado como muestra de amor y se utiliza como una excusa válida para el comportamiento agresivo y violento. Hasta hace poco el sorprender a nuestra esposa en la cama con un amante era un elemento de defensa legal en casos de asesinato en algunos estados. Los celos, la posesividad y el control son también centrales en la violencia doméstica que se encuentra en el centro de la privacidad monogámica.

Nuestra cultura parece ser adicta a tres creencias básicas sobre las relaciones, las que prácticamente garantizan la existencia de celos hasta en las personas mas ecuánimes. Identificar y desmantelar estas creencias es la manera más efectiva para manejar los celos.

Creencia básica # 1
Si mi pareja me amara realmente, no tendría deseo de una relación sexual íntima con ninguna otra persona.

Esto se basa en el modelo consumible del amor en el que se piensa que el amor o el interés en otra persona significan que se va a ser menos amado. Es tan absurdo como la idea de que tener un segundo hijo es indicativo de que no se ama bastante al primero. También se considera que el amor y el sexo son la misma cosa y satisfacen las mismas necesidades.

Creencia básica # 2
Si yo fuera una buena pareja, esposo, amante, mi compañero estaría tan satisfecho que no le interesaría estar con nadie más.

Esta creencia es todavía más destructiva. En la primera por lo menos se le puede echar la culpa al otro. Esta creencia incide directamente en auto culparse por no ser un amante perfecto. Esta es también la base, muy generalizada del mito romántico “de que el amante es la única persona en el planeta”, esto también provoca serios problemas de autoestima que son un campo fértil para los celos.

Creencia básica # 3
No es posible amar a más de una persona.

Esto de nuevo se encuentra fundamentado en la teoría de la dotación fija de amor, de que solo tengo una cantidad finita de amor que dar.

Todas estas creencias se vinculan con el temor primario a la pérdida y al abandono.

Los poliamoristas substituyen estas creencias por tres nuevas:

Nueva creencia básica 1
Mi pareja me ama y confía tanto en mí que podemos permitir que nuestra relación se expanda y enriquezca por experimentar incluso amor por otras personas. El mundo está lleno de amor y hay mucho para todos. El amar a más de una persona es una elección que puede incrementar exponencialmente el potencial para dar y recibir amor.

Nueva creencia básica 2
Mi pareja tiene tanta confianza en mí y en nuestra relación que el tener otras parejas no generará celos que destruyan nuestro amor.

Nueva creencia básica 3
Sea cual sea el arreglo que hayamos hecho en cuanto a nuestras vidas amorosas estos se han acordado de manera consciente y responsable por todos los que participan. Insistimos en la integridad de nuestras relaciones.

Aspectos prácticos

Vivimos en sociedad culturalmente monógama de tal manera que ser poliamor te coloca en una postura excéntrica. Bajo el clima político imperante también plantea peligros. Esto se ilustra por casos en que padres han perdido la patria potestad por no vivir en un entorno de familia tradicional.

Los poliamoristas son vistos por la sociedad como sospechosos.

Considerando todos estos problemas, ¿por qué insistir en ser poliamoroso?

Ciertamente no es para poder tener más relaciones sexuales.

Darte cuenta de que eres poliamoroso en un mundo monógamo a menudo te hace sentir que andas por la vida con secretillo sucio. Esto puede provocarte ser aislado, enajenado y dificultar tu intimidad con otras personas; todo ello por que estas ocultando un aspecto central de ti.

Para los poliamoristas las recompenses son sencillas. Uno de los regalos que te puedes dar a ti mismo es el permiso de ser tu mismo. Amarte a ti incondicionalmente, respetando todas tus cualidades e inclinaciones te permite vivir en paz. Esto forma parte de un proceso mayor de auto diferenciación, de poder determinar quién eres y lo que es importante para ti. El vivir como poli requiere la misma base de vivir moralmente con ética, responsabilidad y honestidad.

Preguntas que tú debes contestarte:

Si la felicidad de mi pareja me es importante, ¿por qué me incomoda que otros la puedan hacer feliz? ¿Qué es mas importante, la felicidad de la pareja o recibir el crédito por ello?

¿Si yo considero a mi pareja atractiva, sexy, y amorosa así como deseable, por que me sorprende y amenaza que otra persona la considere igual?

Si la monogamia es tan natural, por qué existe una industria tan grande que trata de las relaciones humanas, libros de cómo hacer las cosas bien, de autoayuda, revistas, programas de radio y TV, guías y terapia matrimonial, etcétera.

Referencias:
http://www.uupa.org/
http://www.lovemore.com/
http://www.lovethatworks.org/
http://www.lovewithoutlimits.com/

Anapol, D. "Polyamory: The new love without limits".

Beckerman, S. and Valentine, P. (Eds.) "Cultures with Multiple Fathers". U. Florida Press, 2002.

Foster, B., Foster, M., and Hadady, L. "Three in Love". Harper Collins, 1997.

Francoeur, R., Cornog, M., and Pepper, T. (Eds.) "Sex, Love and Marriage in the 21st Century: The next sexual revolution". To Excell Press, 1999.

Graff, E. J. "What is Marriage For?". Beacon Press, 1999.

Groneman, C. "Nymphomania". W. W. Norton, 2000.

Hood, L. "A City Possessed - The Christchurch Civic Creche Case". Longacre Press, 2001.

Lano & Parry (Eds.) "Breaking the Barriers to Desire: New approaches to multiple relationships". Five Leaves Publications, Nottingham, 1995.

Levine, J. "Harmful to Minors - The Perils of Protecting Children from Sex". U. Minn. Press, 2002.

Lizst, C. and Easton, D. "The Ethical Slut: A guide to infinite sexual possibilities". Greenery Press, 1997.

"Loving More" magazine, a quarterly publication for the polyamory community.

Mazur, R. "The New Intimacy". To Excell Press, 1973, 2000.

Murdock, G. P. "Ethnographic Atlas". World Culture, Vol. 2-4, 1986.

Nearing, R. "The New Faithful: A Polyfidelity Primer". Polyfidelity Educational Productions.

lunes, 25 de mayo de 2009

Ethical Slut

Un grupo de amigos estamos colaborando en la traducción de "The Ethical Slut", una versión moderna (desde mi punto de vista), de la aceptación del libertinaje en la sociedad, como abordar las cuestiones que surgen de este tipo de vida, múltiples relaciones, amistades, crianza, bisexualidad...


Jam las está reuniendo las colaboraciones en "Traduciendo de Ethical Slut"

Espero que os guste.

domingo, 22 de marzo de 2009

Casanova

Cuando entré en la “aristogracia” (o sea, en sexodos) pensé que había dejado atrás la palabra “seducción” y todas sus connotaciones (artimañas, engaños, idea de conquista, etc.) por entender que pertenecían a sexouno. Por eso, cada vez que leía en los anuncios de las páginas de contactos liberales que había gente que pedía o buscaba “seducción”, pasaba de ellos sin más contemplaciones. Aunque las palabras “química”, “feeling”, o expresiones como “lo que surja” (a la que hace tiempo le dediqué un post) no me convencían mucho, siempre pensé que sexodos iba por ahí. Si tú quieres y yo quiero ¿para qué vamos a perder tiempo en pantomimas de yo te conquisto y tú te resistes? Y viceversa: qué estupenda es esa regla de los pubs o encuentros liberales donde dicen que AQUÍ UN NO ES UN NO. ¡Genial! ¡Qué claridad! (aunque según el último post de UHL, ni con esas).
Pero bueno, la historia es la historia, y hay que aceptar su enorme inercia. Por eso, para adentrarnos en la personalidad de Casanova o de don Juan no hay más remedio que soportar muchas veces la famosa palabreja. Sobre todo si leemos cosas escritas hace ya ochenta años. Estos días ha caído en mis manos un libro impresionante, un libro buenísimo, tan bueno que lo he puesto arriba como ilustración de esta entrada… a pesar de lo mucho que me gustan otras fotos más sugerentes.
No había leído nunca un retrato de Casanova tan emotivo y trepidante, y aparte de los méritos de Zweig, que son inmensos, si me ha motivado tanto seguro que ha sido porque en Casanova he creído ver algunos rasgos de unos cuantos de los amigos que he hecho en la “aristogracia” y, sin ánimo de vanidad, hasta de mí mismo (al menos de mi último yo): amantes alegres que dan placer por placer, hombres y mujeres que aman a hombres y mujeres por el simple hecho de ser hombres y mujeres dispuestos igualmente a amar a hombres y mujeres... sin comedias ni melodramones por medio. Acaso, todo lo más, como un inocente juego.
Sin embargo, lo más sorprendente de este magnífico retrato de Casanova ha sido descubrir la clarísima contraposición respecto a nuestro “don Juan” : pags. 83 a 88. Es una osadía resumir en una frase esas bellísimas cinco páginas, pero por ser fiel a la brevedad del blog diré que mientras don Juan sería el arquetipo de la seducción del sexouno (independientemente de que luego abandone u ocupe su conquista), Casanova es todo un anticipo del auténtico aristógrata de sexodos: un hombre, lo digo con palabras de Zweig, perfectamente honesto y honrado con las mujeres.
Los otros dos retratos que trae el libro, Stendhal y Tolstoi, son igualmente extraordinarios, pero para lo que nos traemos entre manos en este blog, el libro queda más que amortizado en sus primeras cien páginas. Los aristógratas deberíamos tenerlo como libro de cabecera y leerlo de tanto en tanto para que no se nos olvide nuestra condición.

(Para hacer boca y sin permiso de la editorial (que bastante agradecida me tendrá que estar por la publicidad que le hago) transcribo aquí algunos párrafos de las pág 86 y 87)

“Y es que, en verdad, en cuanto las mujeres han sucumbido a la técnica fría de don Juan, piensan en él como en el mismísimo diablo. Con el mismo brío amoroso del día anterior, detestan ahora a ese engañoso enemigo que, a la mañana siguiente , ha enfriado la pasión de ellas con el chorro helado de su risa burlona. Ellas se avergüenzan de su debilidad, se enfurecen, montan en cólera, enloquecen en una rabia impotente contra el canalla que las ha engañado, embaucado y timado, y a través de él, odian a todo el género masculino. Cualquier mujer, tanto doña Ana como doña Elvira, todas ellas, las miles y miles que han cedido a sus impulsos previsibles, quedan con el alma envenenada para siempre en su feminidad. Las mujeres que se han entregado a Casanova, por el contrario, le agradecen como a un dios no sólo que no les haya robado ninguno de sus sentimientos ni las haya ofendido en su feminidad, sino que haya sido capaz de proporcionarles una nueva seguridad en su existencia.”
(...)
“Con mano ligera y amorosa, mientras les quita los vestidos a esas mujeres a medias (porque no serán mujeres enteras hasta que no se hayan entregado), Casanova elimina toda inhibición, todo temor, las contenta al tiempo que se contenta a sí mismo (...), para Casanova, todo disfrute con una mujer sólo es perfecto en cuanto sabe que es compartido y sentido en los nervios y las venas de su compañera. “Cuatro quintas partes del disfrute consintieron siempre para mí en hacer felices a las mujeres”. Casanova necesita que su placer sea correspondido con placer, del mismo modo que otros necesitan saber correspondido su amor con amor.
(...)
“Es por eso que toda mujer que se le entrega termina sintiéndose más mujer, porque se vuelve más sabia, más voluptuosa, más desinhibida, y por eso buscan de inmediato nuevas fieles para este culto delicioso: la hermana mayor lleva a la más pequeña hasta el altar para el dulce sacrificio; la madre lleva a su hija hasta el tierno maestro; cada amante exhorta a la otra para que acuda al rito y a la danza del obsequioso dios.”


Tres Poetas de sus Vidas. Stefan Zweig. Ed. Blacklist

miércoles, 18 de marzo de 2009

Lupercus

En el siglo IV a.C, los romanos practicaban un rito anual de iniciación en honor del dios Lupercus. Se metían los nombres de muchachas adolescentes en una caja y los jóvenes los extraían al azar. De este modo, a cada uno de ellos se le asignaba una compañera para su mutua diversión y placer, incluido el sexual, durante todo un año...

Este es el verdadero significado de San Valentín...nombre del obispo que la iglesia católica adoptó para sustituir este rito pagano...
 
Propongo algo: cada San Valentín brindemos por el dios Lupercus, por el placer y la diversión, por un día totalmente comercial pero en el que todos esperamos que una rosa caiga en nuestras manos. Brindemos por el azar, por el mar, por una hermosa puesta de sol en buena compañía, por una noche de pasión y un despertar apasionado...
 
Brindemos porque cada día sea una fiesta en honor a tí mismo, y hoy, porque nuestro calendario así lo dice, brindemos y disfrutemos en honor al dios Lupercus. Brindo por él.

Texto: Blog Carpe Diem - Bronceada

Pareja Libertina


Son diversas las razones por las cuales las parejas se adentran en el universo libertino: la curiosidad, combatir la rutina, deseo de cambiar, descubrir nuevas técnicas y juegos, realizar fantasías sin compromiso, encontrar nuevas amistades, incluso evitar la infidelidad, pero vamos a profundizar en la que creo más importante de todas y que quizás las unifica: la experiencial.

Vamos a ver en este escrito cómo, por el hecho de que una pareja tenga relaciones eróticas con otras similares, no tienen por qué surgir las clásicas emociones negativas de la envidia o de los celos (impuestas más bien por una sociedad demasiado reprimida). Es más, constataremos que una gran mayoría de las parejas van transformando sus propias expectativas con la mejora considerable de sus experiencias afectivas y sexuales.

Quedan ya lejos esas orgías secretas donde numerosas personas se juntaban bajo el único fin de explorar el deseo. Se puede decir que hoy día el libertinaje se ha extendido a la gente de la calle. Ya no hay que leer ni a Sade ni a Nerciat, ni saber que en su día existieron círculos eróticos muy selectos, ni poseer un lugar apropiado para la experiencia, no; el "sexo libre" ha llegado a todos: a esa persona que pasa todas las mañanas junto a nosotros, a nuestros vecinos, a los compañeros de trabajo, pero todo muy codificado. Es un juego divertido en el que aún ocultamos nuestras razones, nuestra personalidad, nuestro hogar, nuestra vida en general.

El sexo grupal, los intercambios de pareja, los tríos, la bisexualidad son prácticas libertinas que han dado a las parejas la ocasión de crearse un nuevo círculo de amistad, compartiendo intereses y huyendo del “todo vale, pero no te pases de aquí”, que todos conocemos como habitual en la pseudolibre sociedad convencional. Tomando como ejemplo la bisexualidad, se puede comprobar el potencial experimentador de muchas personas que no admiten que se las clasifique por sus experiencias. La condición de homo o hetero va dejando sitio a una bisexualidad cada vez más extendida por cuanto se trata de vivenciar momentos y no de encasillarnos en grupos que condenan la libre elección.

Los comienzos

Al principio de una relación (ese periodo de amor platónico), el deseo sexual surge de manera espontánea, casi en armonía con esos primeros sentimientos de querer estar siempre junto al ser amado, de pensar mucho en él, de fantasear con él. Después, cuando la relación se estabiliza, la rutina viene a romper el encantamiento. Ya no se puede contar con el deseo espontáneo y es cuando se hace necesario aprender a crear momentos de pasión compartida para poder alimentar nuestro deseo.

Los caminos se diversifican y muchas parejas suelen acabar buscando esa pequeña excusa que les evite los momentos de intimidad: vienen los hijos, mucho trabajo, las obligaciones familiares, las relaciones sociales, y la vela del deseo se va apagando. Pero otras luchan contra este conformismo y descubren la experiencia del libre amor. ¡Cuán maravilloso es poder compartir esos momentos de placer y complicidad con la persona que se ama! Las parejas libertinas gustarán del sexo, pero de igual forma que harán prueba continua de respeto y honestidad. Construiremos una historia sobre la confianza en cada uno, reviviendo el amor en cada experiencia compartida.

Los riesgos y el acuerdo

Sabemos que practicar juegos sexuales y eróticos con otras personas ponen en liza unos sentimientos que quizás no esperábamos, pero, haciéndolo conforme a unas normas estrictas acordadas por la pareja, es difícil que aparezca esa temida infidelidad (más común en las relaciones convencionales). Nuestra relación de pareja debe ser el centro de toda nuestra experiencia y nunca debemos dejarla al azar por un simple calentón. Al contrario, nuestra relación debe salir más reforzada.

La sexualidad, el erotismo, nuestro loco y libre amor es parte de nuestra vida íntima y privada. Responde a unos principios de libertad, respeto y participación y, por lo demás, todo debe ser acordado por los propios participantes, según el momento y las circunstancias. Vivir estas “nuevas experiencias” nos transportará a esas fantasías que ni imaginábamos realizables. Pero es importante no perder nunca la dimensión lúdica: se trata de un juego compartido con ciertas reglas consensuadas por todos. Debemos aceptar todo lo que de mutuo acuerdo sea o no permitido y no permitir las transgresiones relacionadas con actos no deseados ni acordados. Lo que quiero decir es simplemente que la situación no se debe desbordar; la fantasía a desarrollar debe ser antes meditada, sabiendo en todo momento a qué nos atenemos (riesgos y consecuencias). Es por ello, que la pareja debe determinar conjuntamente los límites y las condiciones de la experiencia, con un código conocido por ambos y con el que pueda establecer una discreta comunicación, preservándose siempre una “salida de emergencia” en caso de que el asunto no marche bien. En definitiva, debemos saber qué es posible hacer por parte de cada uno, asegurándonos una marcha atrás discreta y protegida. Por eso, siempre es mejor ir poco a poco que probarlo todo de una vez, ya que los primeros momentos determinarán el desarrollo posterior.

Más allá: sentir y compartir

Y todo no se acaba con una escena de cama. Establecer una relación erótica con otras personas es algo más que una relación sexual pura y dura. Labrar cierta amistad con otras parejas propiciará momentos ideales para explorar el universo de lo erótico: baños, masajes, fiestas temáticas, juegos, que nos harán pasar ratos muy sensuales y divertidos.

Liberar el amor en la pareja implica un conocimiento profundo entre ambos, con el fin de saber y actuar en todo momento con respecto a las fantasías, deseos y temores de cada uno. De esta forma, vamos a descubrir la seducción sin engaños, las nuevas relaciones sin infidelidades, el amor sin cadenas; es un contrato amoroso que pone salsa a la vida y refuerza, finalmente, los lazos de unión de la pareja. ¡Pero cuidado, no nos desviemos! Actuemos siempre bajo el principio de sentir y compartir. Nuestra pareja es cómplice en la realización de nuestras fantasías. En el momento que empecemos a ocultarle hechos o no se afronten bien las frustraciones, la experiencia libertina irá a la deriva inevitablemente.

Pensar así y defender esta postura no es poseer la verdad absoluta. Tan sólo es un modo de hacer realidad nuestros deseos, satisfaciendo nuestros impulsos de una manera conjunta y huyendo de la monotonía de una relación estabilizada en la rutina y movida sólo por la inercia de las obligaciones mundanas. Y, como estamos viendo, hablamos de libertad, por lo que es importante comprender que nadie está obligado a nada y que es normal negarse a lo no deseado, sea la situación que sea. Nuestro fin no es romper la pareja, sino unirla con un pegamento mucho más fuerte y duradero.

Conclusión

Aún muchos os seguiréis planteando si sólo es un juego o una manera oculta de colmar las insatisfacciones de la pareja. El comienzo es difícil, pero encontrar esa armonía en la pareja que no ponga en duda sus lazos de unión, quizás lo es más. Dicen diferentes estudios que en el 90% de los casos es el hombre el que toma la iniciativa, pero después es la mujer la que insta a su compañero a repetir. Al principio, la mujer consiente en probar la experiencia más por fidelidad conyugal que por curiosidad, pero cuando la mujer descubre que, a través de múltiples experiencias (sexo grupal, experiencia lésbica, juegos eróticos,...), enriquece su vida sexual y satisface sus fantasías, es al hombre al que le entra pánico y muchos deciden pararse.

La pareja libertina debe experimentar unida desde la idea y la preparación hasta el acto y la conclusión. Cualquier contacto extraconyugal y no compartido puede convertirse en la semilla de la discordia, de la desconfianza y, finalmente, de la separación. ¿Que una pareja libertina no son dos individuos libres? Pues no digo lo contrario. Es una dulce condena que libera otras experiencias mucho más reprimidas por la sociedad. La pareja comparte todo y, a partir de su confianza, extienden su intimidad hacia otras personas a las que se les puede tener cierto afecto o no.

La infidelidad es sinónimo de la mentira, de la ausencia del compañero, de la ocultación de hechos, de la exclusión, de no compartir, de no sentir conjuntamente, y por lo que se ha expuesto aquí, el libertinaje en pareja no es nada de esto. En resumen, sean cuales sean las razones que empujen a una pareja a lanzarse hacia el libre amor, es importante que lo conciban siempre como una experiencia placentera llena de ternura, de sensualidad, de erotismo, de fantasía, de respeto, y todo bajo el principio unificado de sentir y compartir.

Para muchos es una experiencia puntual; para otros, un modo de vida; pero, ¿es quizás una moda pasajera? 

Nota: donde digo "libertina", muchos querrán decir "liberal"... cuestión semántica, pero viene a ser lo mismo.

Datos personales

Mi foto
I'm a vivacious fun-loving man. I love meeting new people. I believe in the philosophy that life should be lived to its fullest, which includes fun and maybe being a little unconventional.

Fotos

About This Blog

La idea de este blog es recuperar y aglutinar textos desperdigados en numerosos blogs, algunos de ellos ya inactivos, sobre el tema de los libertin@s.

Espero que os guste y que así no se pierdan las ideas libertinas de algunos buenos amigos

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP